top of page
Buscar

Cerrar la puerta

A menudo los padres con hijos con problemas de conducta graves, pensamos que tenemos que tolerar situaciones que, en cualquier otro ámbito serían calificadas sin duda de intolerables. Y lo hacemos porque pensamos que es lo que nos ha tocado o que no saben lo que hacen, y les permitimos que nos maltraten tanto física como psicológicamente.


Esto es un error que nos conduce directamente al fracaso. No les hacemos ningún bien ni los ayudamos en nada, al contrario, lo que conseguimos es alimentar y potenciar estas conductas tan tóxicas y destructivas. Aquí es donde, a nuestro entender, hay que hacer aparecer el concepto "cerrar la puerta" y dejarles claro que no estamos dispuestos a tolerar estas conductas y que entró en casa implica unos mínimos que no se pueden incumplir.


"Cerrar la puerta" no quiere decir que nos desentiendan o que los excluimos de nuestras vidas. "Cerrar la puerta" significa amarlos infinitamente, dejándolos claro que ya no vamos a tolerar lo que hemos tolerado, que siempre estaremos a su lado ayudándoles a que cojan el timón de sus vidas con responsabilidad, firmeza y valor. "Cerrar la puerta" sin condiciones si pretenden no cambiar. Abriéndola de par en par si están dispuestos a dejarse ayudar.


Si aplanamos con constancia y firmeza la montaña rusa de sus vidas, haremos que se parezca bastante a una vía plana y tranquila.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page