top of page
Buscar
  • Foto del escritorAssociació de Famílies Fontfregona

Esto no me puede estar pasando a mí. La confusión inicial y la importancia de aceptar el problema

Tenemos tendencia a pensar que las "desgracias" no nos tocarán a nosotros. Supongo que por instinto de supervivencia. Este hecho, a veces nos impide verlas venir y cuando ya las tenemos encima, resistirnos a aceptarlas inicialmente e iniciar una serie de preguntas absurdas sin respuesta que no nos permiten avanzar en la solución. Por lo tanto, como antes aceptes que te ha tocado a ti y encuentres cualquier respuesta a estas preguntas que t'ancoren en la culpa y el victimismo, antes las podrás tirar a la basura y ponerte las pilas.


Nuestro cerebro es muy listo y por higiene emocional tendemos a olvidar las cosas malas y recordar las buenas. Del mismo modo, ante una situación que nos angustia, tenemos tendencia a elegir la opción que menos malestar nos produce ya menudo nos engañemos para no sufrir, tomando decisiones que son pan para hoy y hambre para mañana.


Cuando tienes un hijo / a que tiene una enfermedad grave, no dudas a recorrer cielo y tierra para curarlo, a pesar necesite un tratamiento que implique pasar un año o más en un hospital. Pero cuando tu hijo / a está en situación de riesgo y necesita un tratamiento que implique un internamiento de más de un año, ya no lo ves tan claro ni te resulta tan sencilla la decisión.


Sobre esta elección pesan muchos prejuicios socio-culturales y mucha desinformación que no ayudan a la toma de decisiones.


En primer lugar, como en toda situación traumática, suele surgir la fase de negación del problema. En nuestro ego le cuesta mucho aceptar que a pesar hemos dado todo nuestro amor a nuestro hijo / a, elegido las mejores escuelas, acompañado de cerca en toda su niñez y puesto límites de la mejor manera que hemos sabido, llega un día en que todo esto parece que no ha servido absolutamente para nada y el chico / a se fuga de la escuela y de casa, se vincula en la marginalidad, consume tóxicos, es agresivo, se auto-lesiona y / o se pone en problemas día sí y día también.


Sufres cada día de tu vida, tu intuición te dice que esta situación no puede mejorar espontáneamente ni con medios convencionales, el / la ves mal, el sistema y la sociedad no te ayudan, te encuentras sola y desbordada pero a menudo, la idea de elegir una opción terapéutica que implique tener que separarte de él / ella durante más de un año te parece más dolorosa que el sufrimiento que tienes cada día. Y así es como entras en un bucle del que no salga ninguno de los dos y, entre tanto, la situación se va deteriorando cada día más y más. Él / a se coloca cada vez en situaciones de mayor riesgo y la convivencia en casa deviene insoportable.


Te pasan por la cabeza mil creencias que no te dejan mover. Te escuchas a personas que no tienen suficiente información para aconsejarte y sin embargo lo hacen y sus consejos te pesan.


La vida te ha demostrado seguramente más de una vez que cuando t'encalles en un tema y no eres capaz de resolverlo satisfactoriamente, te va dando ocasiones cada vez más contundentes para que te des cuenta que no hacerlo no es una opción. Y llega el hecho detonante que puede ser reversible pero también irreversible pero que te obliga a tomar una decisión. Yo te aconsejo que lo hagas antes de llegar este punto porque, te seré clara y directa, este punto puede ser, por ejemplo, una sobredosis, una cuchillada mortal o un brote psicótico cuyo tu hijo / a ya no vuelva más a la realidad o, por otra parte un acto delictivo que en lugar de permitirte elegir un internamiento terapéutico, implique un internamiento penal, en el que caso habrás perdido la opción de curarlo para siempre y el chico / a no sólo no mejorará sino que empeorará mucho más. Es esto lo que quieres realmente o piensas de forma infantil y utópica que a él / ella no le pasará?


Otra pregunta que me gustaría que te hicieras es por qué si tu hijo / a que tiene la opción de disfrutar de una familia estructurada que la quiere, en este tu caso, unos estudios que le permitan tener un buen futuro y unos amigos sanos y deportistas, elige una vida insana y problemática? Crees que es feliz? Nadie suele elegir este camino porque sí. Suele haber una razón que, muchas veces, ni siquiera hacen consciente hasta que han conseguido sanarse.

Eva L.






5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page